El pasado miércoles tuve la gran oportunidad de participar en una acción a nombre de Greenpeace, desplegando una manta en las instalaciones de Bimbo, en la ciudad de México.

Siendo voluntario, ciberactivista y seguidor de Greenpeace por más de 3 años, siempre había sido un sueño poder estar en una acción, es algo que tenía que vivir.

Desde muy temprano nos estuvimos preparando con todo el equipo de seguridad. Durante el trayecto al lugar tratábamos de hacer bromas para distraernos del nerviosismo, pues era nuestra primera acción para varios.

Legando a las instalaciones de Bimbo recuerdo un momento muy específico: Cuando bajamos de la camioneta, para colocar la escalera, se aproximaron hacia nosotros dos guardias de seguridad y en ese momento creí que todo acabaría. Afortunadamente, los guardias solo nos rodearon, y en ese instante, justo en ese instante supe que la acción sería todo un éxito. Tenía muy presente por qué estaba ahí, sabía que nos habíamos preparados por mucho tiempo para eso, sabía que tenía un gran equipo detrás de mí; estaba actuando por esas miles de personas que a diario buscamos generar un cambio a favor del planeta.

El despliegue de la manta fue duro, medía 20 metros y nos costaba un poco de trabajo poder tensarla, después de unos minutos y algunas maniobras en la estructura, se logró el despliegue. La mantuvimos ahí por más de 30 minutos en espera de la respuesta de la empresa.

Al final, al momento de bajar, puede ver en mis compañeros sólo una cara, solo una expresión, ese gesto que me decía ¡Lo logramos!

Es responsabilidad de todos exigir nuestro derecho a la comida sana, todos podemos actuar desde el lugar en donde estemos, si vienen más acciones por delante, ahí estaré.

Bimbo: Es momento de que nos escuches, es momento de generar el cambio a favor de los miles de mexicanos que consumimos tus productos.

¿Quieres actuar?

Une tu firma a la de más de 70 mil personas que exigen a Bimbo un #CompromisoReal con el planeta.