Einstein, un genio con mala memoria y otras 4 curiosidades

By on enero 13, 2018
einstein

MADRID (Oki Diario).- Albert Einstein es un físico alemán de origen judío. Considerado como el científico más popular del silgo XX, es famoso por la teoría de la relatividad, que sentó las bases de la física moderna y ofreció una buena prueba de su genialidad. Como todas estas cosas son de dominio público, hoy en el blog de Curiosidades de OK Diario queremos centrarnos en otros aspectos menos conocidos de la vida de Alberte Einstein.

Un virtuoso del violín

La música fue una de las grandes pasiones de Albert Einstein, de hecho él mismo confesó que de no haberse dedicado a la ciencia habría probado suerte en esta disciplina artística. A los seis años comenzó a recibir clases de violín y se sabe que en sus viajes siempre llevaba consigo su instrumento, al que bautizó como Lina.

Un hombre de mundo

El científico tenía pasaporte alemán, suizo y estadounidense. Esto dio pie a una de sus grandes frases. Al ser preguntado por un periodista sobre las posibles repercusiones que había tenido en su carrera esta triple nacionalidad, él dijo lo siguiente: “Si mis teorías hubieran resultado falsas, los estadounidenses dirían que yo era un físico suizo; los suizos, que era un científico alemán; y los alemanes que era un astrónomo judío”.

Albert Einstein
El responsable de la teoría de la relatividad era conocido por su mala memoria

En contra de la moda

Cuenta la leyenda que Albert Einstein no era demasiado seguidor del mundo de la moda. Es más, siempre vestía trajes de color gris. Esto tiene una explicación muy sencilla: el científico prefería ahorrar tiempo y consideraba que pensar cada día en qué ropa ponerse le hacía perder un tiempo muy valioso que podría emplear en otras cosas más productivas.

Un genio con mala memoria

Puede sorprender, pero la que fue una de las mentes más brillantes del siglo XX tuvo problemas de aprendizaje cuando era pequeño. Tardó más de la cuenta en aprender a andar y a hablar, y hay quien dice que incluso sufrió dislexia. El propio Einstein confesó alguna vez que su principal defecto era “una mala memoria, especialmente para las palabras y los textos”.

Un cerebro muy suculento

Albert Einstein falleció en 1955. El 18 de abril, día de su muerte, sucedió algo inaudito: su cerebro fue robado. Thomas Harvey, persona encargada de realizar la autopsia, fue el responsable de este hurto, que tenía el objetivo de realizar un estudio exhaustivo para descubrir la clave de su genialidad. 43 años después Harvey devolvió el cerebro de Einstein.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *