Hasta el tope la tensión en España

By on septiembre 21, 2017
españa-referendo

MADRID (New York Times).- La policía española detuvo a más de una decena de personas en la región de Cataluña el miércoles, lo que aumenta drásticamente las tensiones entre el gobierno nacional y los separatistas catalanes. El hecho ocurre a menos de dos semanas de un polémico referéndum independentista que el gobierno en Madrid ha jurado bloquear.

Con el apoyo del tribunal constitucional, Mariano Rajoy, presidente del gobierno español, ha aumentado los esfuerzos para evitar el referéndum programado para el 1 de octubre.

En un discurso ante el parlamento español, Rajoy acusó a los políticos separatistas de promover la desobediencia civil y de escalar el conflicto, al usar métodos que él calificó como “profundamente antidemocráticos”.

Mariano Rajoy, presidente del gobierno español, en el parlamento en Madrid el miércolesCreditFernando Villar/European Pressphoto Agency

Al aprobar una ley que permite el referéndum catalán, dijo Rajoy, los separatistas han ignorado la ley española y han decidido “inventar una nueva legalidad”.

“Por suerte”, agregó Rajoy, “el Estado de derecho y democrático ha funcionado”.

Sin embargo, los líderes separatistas han acusado a Rajoy de sumergir a Cataluña en un estado de emergencia en vez de negociar los términos de un referéndum.

“El asunto en juego hoy no es la independencia —o no— de Cataluña, sino la democracia en España y en la Unión Europea”, dijo Raül Romeva, consejero de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat de Cataluña, a un grupo de reporteros en Madrid el miércoles.

Romeva dijo que Cataluña realizaría el referéndum como estaba planeado y que los legisladores catalanes actuarían para honrar el resultado en un plazo de 48 horas, lo que significa que ellos declararían la independencia de manera unilateral si así lo decide la gente a través de sus votos.

“No hay alternativa, absolutamente ninguna alternativa”, dijo. “Solo hay dos proyectos en la mesa actualmente: un proyecto democrático o represión”.

Manifestantes y la policía catalana se enfrentaron en Tarrasa, en la provincia de Barcelona, el martes.CreditLluis Gene/Agence France-Presse — Getty Images

Esta semana, Madrid asumió el control de las finanzas de Cataluña, con el objetivo de asegurarse de que los políticos separatistas no puedan gastar más recursos en el referéndum. Bajo la supervisión de fiscales públicos y jueces españoles, la policía realizó allanamientos en Cataluña para confiscar boletas y material de campaña de imprentas y empresas de entregas. El poder judicial de España también ha puesto en marcha medidas para detener los anuncios relacionados con el referéndum en los medios noticiosos.

Aun así, el gobierno catalán dice que puede realizar la votación y recientemente anunció que ha almacenado alrededor de 6000 cajas de boletas en una ubicación secreta.

“El referéndum se realizará y ya fue organizado”, dijo Romeva. “Obviamente, las condiciones en las cuales será efectuado no eran las que deseábamos”.

Conforme se acerca la fecha del referéndum, Rajoy, quien encabeza un gobierno de minoría, aumenta la presión sobre Madrid para explicar cómo el conflicto sobre la posible secesión catalana puede salirse de control.

Encuestas recientes indican que el apoyo a una independencia catalana está disminuyendo, pero también muestran que la mayoría de las personas en la región desean tener el derecho a votar sobre el futuro de Cataluña.

Cataluña es dirigida por una frágil coalición y su gobierno ha luchado para mantener la unidad en un momento en el que busca un camino unilateral hacia la independencia. El miércoles, Miquel Iceta, líder del Partido de los Socialistas de Cataluña, llamó al gobierno regional a abandonar los planes para el referéndum de octubre y a dejar de impulsar un conflicto secesionista “que nos llevará a todos hacia el desastre”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *